Ingredientes

  • 1 coliflor
  • 600 ml. de leche
  • 60 gr. de harina
  • 10 tomates deshidratados en aceite
  • 50 gr. de hojas de albahaca
  • 35 gr. de piñones tostados
  • 75 gr. de queso parmesano
  • 1 diente de ajo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Elaboración

Soltamos la coliflor en ramilletes. La cocemos al vapor en un accesorio para una cazuela grande con un poco de agua. Sazonamos la coliflor, la tapamos y cocemos durante 20 minutos y reservamos. Hacemos un puré de tomates deshidratados: colocamos los tomates en un vaso americano, vertimos AOVE, trituramos y colamos. Reservamos.

Preparamos el pesto agregando los piñones dentro de un vaso batidor. Agregamos hojas de albahaca, cortamos el diente de ajo, lo troceamos y agregamos junto con queso y un chorro de AOVE. Vertimos agua, trituramos hasta hacer una crema homogénea y reservamos.

Hacemos la bechamel poniendo harina a rehogar en una cazuela. Añadimos leche poco a poco removiendo con una varilla. Sazonamos y cocinamos a fuego medio durante 6 minutos. Apagamos y agregamos el pesto, mezclamos bien y reservamos. Ponemos la coliflor en una fuente de horno, la rociamos con puré de tomate deshidratado y ponemos la bechamel al pesto y gratinamos.

Fuente: Hogarmanía