cabecera-instalaciones olipaterna

La SCA OLIVARERA SAN BARTOLOMÉ posee en la actualidad una línea de recepción de aceituna de mesa, y otra línea de recepción de aceituna de molino.

Para la Aceituna de mesa cuenta con un total de 70 contenedores con los cuales se consigue una mayor clasificación de la aceituna en origen por las diferentes calidades y un mayor cuidado en el transporte de la misma, manteniéndose así la misma calidad que posee en el campo. Además, poseemos un sistema de cintas móviles para la carga de la misma en camiones si es necesario, junto con una carretilla elevadora y una báscula puente de 60.000 kg. También disponemos de una pequeña báscula de 1.500 Kg para aquellas partidas más inferiores.

Para la Aceituna de molino, disponemos de una línea completa desde su recepción, pasando por su elaboración y posterior almacenamiento y embotellado del aceite de oliva virgen extra. El proceso de nuestra almazara comienza con la recepción de la aceituna de molino, pasando primero por las 3 tolvas de recepción, a continuación se pasa por la limpiadora de aceituna, donde se extraen los tallos sueltos y las hojas que han caído junto al fruto. Posteriormente, la aceituna pasa por la lavadora, donde los extremos los restos de tierra y piedras que pudiera traer el fruto, este paso solo se utiliza en caso necesario. Por último, pasa por la báscula, con un moderno sistema de pesaje continuo donde nos indica la cantidad de aceituna limpia que ya ha pasado por todo el proceso. Una vez pesada, la aceituna se almacena en seis tolvas de almacenamiento con una capacidad de 60.000 Kg cada una, donde separamos por variedad y tipo de calidad de la aceituna.

Una vez pesada, y limpia, la aceituna se moltura con un martillo de 50 cv, pasando a nuestro sistema de producción compuesto por una batidora, un decantador horizontal, un decantador vertical, todo ello movido por un sistema de bombas de presión de aceite. Una vez molturado, por un lado, obtenemos aceite de oliva y por otro alpeorujo, al cual le extraemos el hueso de aceituna con nuestra deshuesadora. Y los diferentes subproductos pasan a sus respectivas tolvas de almacenamiento.

Una vez elaborado el aceite de oliva, pasamos a almacenarlo en dos bodegas, una con 10 bidones de acero inoxidable con una capacidad de 43.700 litros cada uno, y una segunda bodega con 8 bidones de acero inoxidable con una capacidad de 52.000 kg cada uno de ellos, ambas bodegas están comunicadas por un sistema de tubería de acero inoxidable y llaves que dan o corta el flujo en el sentido que deseemos. Las bodegas están aisladas térmicamente, y nos proporcionan una temperatura en su interior de 18º de forma continua, cosa bastante necesaria para poder conservar nuestro aceite con las mayores propiedades desde el primer día que se moltura hasta el último día que se envasa.

Una vez elaborado el aceite de oliva y dejado decantar en la bodega podemos pasar a envasarlo, para ello poseemos un filtro de tierra Zenitram el cual utilizamos a principio de campaña con el fin de asegurarnos que no pasan a la botella resto de alpechín. Posteriormente, pasa el aceite a unos bidones de acero inoxidable intermedios de 1.500 litros de capacidad cada uno y finalmente se envasa con nuestra máquina semiautomática Autelec con una capacidad de 2000 litros/hora.